"In me omnis spes mihi est" (Terencio).

17 de agosto de 2009

ENEMIGOS PÚBLICOS de MICHAEL MANN

Enemigos Públicos es la reciente película de Michael Mann, director de mis admiradas El Último Mohicano y Heat.
Una vez más nos cuenta la historia de un famoso ladrón de bancos y de un astuto policía empecinado en atraparlo, y reiterativamente, una vez más sucede esto en la Chicago de los años 30. Hechos y ambientes demasiado reiterados en el cine. ¡Cuánta imaginación!
Película rodada con la ambición de hacer una de esas películas que permanecen a lo largo de los años, normalmente llamadas por los críticos “obra maestra”, y que yo creo, no llegará más allá de estas navidades en nuestro recuerdo. Soy optimista.
No pretendo decir que la película es mala. Al contrario, es palpable el intento de hacer buen cine y son destacables algunos momentos. Pero se queda en eso, en intento. Si acaso me quedo con las secuencias de tiroteos, donde Michael Mann incorpora una forma de rodar muy influida por los videojuegos de combate. Las secuencias de tiroteos son muy descarnadas, con efectos muy conseguidos y planos donde pone al espectador en la línea de fuego, o bien directamente monta el plano desde el arma o la cara del tirador. Los espectadores nos sentimos muy dentro de la escena y parece que en cualquier momento una bala nos vaya a alcanzar. En mi opinión es lo único novedoso y aprovechable. En ese sentido creo que ha obtenido resultados positivos de la digitalización pese a abusar ligeramente de ella. Muchos esfuerzos y pocos resultados, ya que aunque nos parezca estar viendo una buena película, y a veces lo sea, las sensaciones son efímeras y nada trascendentes.
Por lo demás, veo demasiados defectos. Excesivamente larga, aburrida a veces, poco intensa, con un papel policíaco a cargo de Christian Bale cuyo perfil psicológico es nulo. Nada se nos dice de él, ni de su vida personal, con el añadido de que aun sigue interpretando, aunque bien, al Batman del Caballero Oscuro (peli de lo mejor de los últimos años). Recuerden que es sólo mi opinión. En cuanto a Johnny Depp sigue en su línea. Correcto, quizá de lo mejor. No podía faltar la historia de amor, pero es artificiosa y presuntuosa. Del final mejor no decir nada.
En definitiva, la película no está mal hecha, pero por repetitiva no me ha sabido a nada. A posteriori, preferible ver una reposición de Los intocables de Eliot Ness o la nombrada Heat, por hablar de temáticas similares.

9 comentarios:

  1. Gracias por la no recomendación. En La Vanguardia la ponían por las nubes y estuve tentado de apuntarla en la lista de descargas.
    Gracias por recordarme al director, el cual no es santo de mi devoción.
    Gracias por recordarme que sale Johnny Deep, otro cansino donde los haya.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, no era muy fan de FilmAffinity debido a la panda de pseudocríticos retrasados que escriben en ella, pero he descubierto un genio entre ellos (Sines Crúpulos) con el que me he reído un buen rato.
    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Yo también he leído mucho bueno de la película, pero esto es lo que yo pienso.

    Yo también agradezco tus recomendaciones literarias y me mantengo a la expectativa para las futuras.

    ResponderEliminar
  4. Apología del agradecimiento. Le estoy dando un repaso a ese tal Sines Crúpulos. ¡Grande!

    ResponderEliminar
  5. A mandar hombre. Rambo, Senderos de Gloria, veo que has empezado a leer por las buenas!!

    ResponderEliminar
  6. Si, aun. De momento me gusta bastante el estilo, y también la agudeza crítica. A veces me supera con autores de los que no he oído hablar.

    ResponderEliminar
  7. Es lo que tiene ser hijo de escritor famoso... mucho tiempo libre para leer.

    ResponderEliminar
  8. Si, seguro que yo se más que él de camiones y aceitunas.

    ResponderEliminar